El plagio académico y cómo enfrentarlo

En cursos y talleres que he impartido sobre el uso de Internet en contextos educativos, varios profesores me han comentado sobre el hábito recurrente de algunos estudiantes de realizar copias de otros trabajos, sin ninguna referencia a los mismos. El acto de “copiar y pegar” información parece resultar más fácil y rápido para entregar a tiempo los trabajos que orientan los profesores. En una encuesta recientemente realizada a estudiantes de una carrera de la Universidad, cuando se preguntó si habían copiado un fragmento o un texto completo en un trabajo académico sin hacer referencia al autor, el 37% afirmó no haber copiado en este cuatrimestre. Sin embargo, el 50% contestó que sí lo hizo entre 1 y 5 veces, el 4.7% lo hizo entre 6 y 10 veces y el 6% contestó que ha copiado más de 10 veces.

El tema es preocupante y debe ser abordado con honestidad, firmeza y rigor académico. Frente a una práctica que se da en universidades de todo el mundo, académicos de diversos países han estado investigando las causas del fenómeno y buscando alternativas para combatir el plagio académico. Muchas universidades han tomado cartas en el asunto. Han definido políticas formativas con propósito preventivo, y punitivas, en los casos de detección de plagio.

Un ejemplo concreto es la carta abierta a alumnos, profesores, ayudantes y administrativos de María Elena Gronemeyer, la directora de la Escuela de Periodismo de la Facultad de Comunicaciones de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Ella aclara, con mucha vehemencia, que “el plagio es la copia textual omitiendo colocar comillas o la apropiación de material o datos ya publicados en cualquier soporte sin atribuirlo a la fuente original. La copia textual sin comillas de la porción de una oración ya puede constituir un plagio, cuando ella contiene una idea propia de la fuente ajena o datos relevantes reunidos por esa fuente. Es ilegítimo copiar y hacer pasar como propias las creaciones de terceras personas, sean éstas porciones textuales de frases, oraciones completas, párrafos, textos, imágenes, sonidos, etc.” (Gronemeyer, 2006). Frente a la preocupación manifestada, la Facultad en cuestión define algunos criterios para proceder en caso de invenciones de información o plagios.

En la WEB de la Pontificia Universidad Católica de Perú, encontramos un artículo escrito por el Vicerrectorado Académico, titulado “Por qué y cómo debemos combatir el plagio” (Vicerrectorado Académico, s.f.). Menciona las distintas definiciones de plagio, presenta cuatro razones por las que el plagio académico es condenable y finaliza con algunas orientaciones sobre elaboración de citas. Muchas universidades poseen políticas especiales de prevención, así como sanciones fuertes a quienes cometan un plagio.

Esta práctica es de larga data, sin embargo el avance tecnológico y el acceso masivo a Internet, han propiciado facilidades para el plagio, y se ha constatado “el florecimiento de una novedosa forma de copiar obras ajenas presentándolas como propias: el ciberplagio.” (Sureda, Comas, & Morey, 2009, pág. 199). Los esfuerzos investigativos se han concentrado en comprender las causas de esta práctica, los tipos de ciberplagio, y las medidas más adecuadas de detección, regulación y prevención.

En un estudio realizado con profesores de la Universidad de Illes Balears (UIB), España, y con profesores de universidades iberoamericanas, a través del portal UNIVERSIA, entre las principales causas del fenómeno se destacan: determinadas características y comportamientos del profesorado, del alumnado y de la universidad, desarrollo de las TIC, y determinados valores sociales predominantes (Sureda et al., 2009, pág. 208). Otros estudios, citados por Sureda et al., establecen también como causas las escasas habilidades académicas de los estudiantes para citar las fuentes y factores asociados al proceso de enseñanza-aprendizaje, entre otros.

Se ha constatado que la tipología de los trabajos orientados por los profesores puede promover de manera indirecta la práctica del plagio. Un trabajo que demande poco análisis, ninguna referencia a situaciones y realidades concretas, de un nivel teórico muy elevado, sin orientaciones y objetivos precisos, inducen de alguna manera a la copia. Asimismo, la escasa retroalimentación de los trabajos, “la evaluación de los trabajos del alumnado de forma superficial y poco razonada” (Sureda et al., pág. 214) abona a esta práctica.

Por otro lado, es notoria la ignorancia de muchos estudiantes sobre cómo elaborar un texto propio utilizando diversas fuentes. La poca o nula orientación sobre cómo elaborar citas directas e indirectas de manera correcta, cómo buscar, seleccionar, sintetizar y aplicar la información también contribuyen a la problemática. En el mismo orden, podemos citar la mala gestión de su tiempo y una actitud poco responsable frente a sus estudios y aprendizaje.

Algunas estrategias para enfrentar el problema

La detección de las causas del ciberplagio puede ayudarnos a definir políticas enfocadas a combatir esta práctica. Siendo un problema multifacético, debemos definir estrategias conjuntas y simultáneas.

La principal estrategia para prevenir el ciberplagio es la formación adecuada de nuestros estudiantes. Se propone una campaña masiva en la que participen todos los profesores y profesoras, enseñando y orientando a nuestros estudiantes sobre cómo escribir un trabajo académico, cómo citar los textos y recursos consultados, cómo utilizar las normas apropiadas para respetar los derechos de autoría de otras personas, cómo buscar, seleccionar, sintetizar, utilizar información. Se pretende realizar una campaña de promoción de la ética y la honestidad académica. Este trabajo de concientización y orientación adecuada ha dado muy buenos resultados en otras universidades.

Esta propuesta debe venir acompañada por un plan de formación a profesores y estudiantes. Ya iniciamos con la planificación de un pequeño taller dirigido a docentes sobre el uso de las Normas APA, estilo de referencia bibliográfica seleccionado por la UCA para la elaboración de los trabajos académicos en Pregrado y Posgrado, a partir de una resolución de Vicerrectoría Académica del 19 de septiembre de 2008. Planificaremos varias ediciones del mismo, en diferentes horas, a lo largo del III Cuatrimestre de 2009. Asimismo, planificaremos talleres sobre búsqueda experta de información en Internet.

Otra estrategia importante es la detección de plagios, que puede ser realizada a partir de la experiencia misma de los docentes o a través de programas informáticos diseñados para tal fin, disponibles en Internet.

Con relación a la detección a través de un análisis minucioso de los trabajos de los estudiantes, Comas y Sureda (2007) mencionan algunos aspectos claves a tomar en cuenta cuando uno procede a la lectura y calificación de un trabajo.

Sugieren detectar:

• “Incongruencia entre ideas, teorías e hipótesis expresadas en el trabajo

• Incongruencia en los estilos de escritura (narración, usos gramaticales, etc.) dentro del texto

• Incongruencia en el desarrollo “lógico” del trabajo • Incongruencia entre las ideas, teorías, hipótesis, etc. presentadas por el alumno y trabajos anteriores del mismo • Incongruencia en la bibliografía y fuentes citadas

• Incongruencia en el formato de presentación (por ejemplo: existencia de saltos de página incorrectos; existencia de diferentes tipos de fuente, tamaño, etc.; existencia de números de página no consecutivos, etc.)

• Incongruencia en las citas”

En los últimos años, han sido desarrollados programas especializados en detectar copias de documentos disponibles en Internet. Algunos de ellos son gratuitos como APROBBO (http://approbo.citilab.eu/) y Scan My Essay (http://www.scanmyessay.com/plagiarism-detector.php) y son utilizados por muchos profesores universitarios.No dan garantía absoluta pues, como todo sistema, puede ser burlado, tomando en cuenta principalmente el crecimiento vertiginoso de la información encontrada en Internet.

Debemos enfocarnos en proveer la orientación adecuada a los estudiantes y exigir rigurosidad en los trabajos académicos. Sin embargo, también es necesario mantener una vigilancia constante para detectar posibles plagios y condenarlos de manera categórica. Algunas encuestas recién realizadas entre los estudiantes de la UCA indican que Internet es la fuente de búsqueda de información más utilizada. No podemos dejar de reconocer que hoy en día Internet contiene una cantidad inmensa de documentación valiosísima en todas las disciplinas y sobre todas las temáticas. Hay que incentivar su uso, enseñándoles cómo hacerlo de manera correcta y con una actitud ética.

Referencias bibliográficas

Comas, R., & Sureda, J. (2007). Ciber-Plagio Académico. Una aproximación al estado de los conocimientos. Revista TEXTOS de la CiberSociedad, 10. Temática Variada. Recuperado el 01 de agosto de 2009, de http://www.cibersocietat.net/textos/articulo.php?art=121

Gronemeyer, M. E. (enero de 2006). Facultad de Comunicación de la Pontificia Universidad Católica de Chile. Recuperado el 06 de septiembre de 2009, de http://fcom.altavoz.net/p4_fcom/site/artic/20051220/pags/20051220120452.html

Sureda, J., Comas, R., & Morey, M. (2009). Las causas del plagio académico. Revista Iberoamericana de Educación Nº 50 pp.197-220. Recuperado el 27 de septiembre de 2009, de http://www.rieoei.org/rie50a10.pdf

Vicerrectorado Académico. (s.f.). La Luz sigue brillando. Boletín electrónico – Asociación de Egresados y graduados PUCP. Recuperado el 02 de septiembre de 2009, de http://www.pucp.edu.pe/aeg/boletinaeg/articulosinteres/articulos107_vice.htm

About these ads
Etiquetas:

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

A %d blogueros les gusta esto: